María Del Carmen Alva Prieto encabezará la Mesa Directiva 2021-2022. Encabezó lista multipartidaria que alcanzó 69 votos

Fuente Difusión del Congreso

La congresista María del Carmen Alva Prieto, de Acción Popular, fue ungida como presidenta y dirigirá Poder Legislativo del Estado hasta el 26 de julio de 2022. Ella lideró la lista número 2, que obtuvo 69 votos frente a los 10 votos alcanzados por la lista número 1, encabezada por Jorge Carlos Montoya Manrique de Renovación Popular.

Asimismo, se registraron 50 votos en blanco y ningún voto nulo o viciado.

La Mesa Directiva multipartidaria además está integrada por los legisladores Lady Mercedes Camones Soriano, de Alianza Para el Progreso; Enrique Wong Pujada, de Podemos Perú; y Patricia Rosa Chirinos Venegas, de Avanza País en la primera, segunda y tercera vicepresidencia, respectivamente.

La elección se inició minutos después de las 11 de la mañana cuando el congresista Bernardo Quito Sarmiento, presidente de la Mesa Directiva de la Junta Preparatoria, nombró a los congresistas Jorge Marticorena Mendoza y Vivian Olivos Martínez como escrutadores en el proceso de elección.

Lo acompañaban en la conducción de la sesión la congresista Rosangella Barbarán; mientras que el congresista Enrique Wong Pujada, bajó al llano y participó en la sesión como un legislador más, debido a que formaba parte de la lista número 2 como candidato a la segunda vicepresidencia.

Culminado el escrutinio, y en concordancia con el artículo 12 del Reglamento del Congreso, el congresista Bernardo Quito proclamó a los nuevos miembros de la Mesa Directiva para el periodo anual de sesiones 2021-2022.

La congresista María del Carmen Alva Prieto prestó juramento ante el legislador Bernardo Quito, quien presidió el acto electoral y enseguida hicieron lo propio los electos vicepresidentes Lady Mercedes Camones Soriano, Enrique Wong Pujada y Patricia Rosa Chirinos Venegas ante la flamante titular del Parlamento Nacional, por lo que entraron así en funciones de manera inmediata.

Perfil

María del Carmen Alva es casada y madre de tres hijos. Es abogada de profesión, graduada en la Universidad de Lima. Además, ha seguido formándose y capacitándose con estudios de postgrado. Cuenta con un Máster en Gerencia Pública, un Máster en Seguridad Social, y una Especialización en Derecho Laboral.

Cuenta con más de 20 años de experiencia trabajando en el sector público. Se ha desempeñado como asesora legal en el Congreso de la República. Ha trabajado como asesora legal en la Oficina de Normalización Previsional (ONP), y como asesora legal en el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo (MTPE).

Su discurso

Señoras y señores congresistas, representantes del pueblo,

Dentro de dos días, nuestra patria conmemora los doscientos años de nuestra independencia. El legado de nuestros próceres y libertadores es el sueño de una Nación libre, próspera y unida.

Y en el recuerdo de ellos y de todos quienes entregaron su vida para heredarnos un país mejor, sean mis primeras palabras invocar a la unidad y deponer los intereses particulares.

El pueblo reclama que estemos a la altura de este tiempo y todos tenemos que contribuir con este propósito.

La Mesa Directiva que hoy presido representa el espíritu de nueve bancadas con un objetivo común: el Perú. La fragmentación del Congreso es resultado de la voluntad y mandato popular, y nos obliga a rescatar uno de los principios básicos de la democracia: el respeto a todas las minorías.

Ninguno de los que estamos aquí representamos a una bancada mayoritaria, pero representamos la fe que el pueblo peruano depositó en nosotros. Cada uno de nuestros compatriotas, al emitir su voto, depositó su fe en un futuro y en la construcción de un Perú justo y con progreso. ¡Vamos a hacer que las cosas sucedan y convertir esta esperanza en una realidad!

En nombre de esta fe, que es grande y compartida, quiero agradecer el acuerdo de los grupos políticos que postergaron valiosas y legítimas aspiraciones para poder presentar una lista de consenso.

Esta gratitud la extiendo también a quienes no votaron por nosotros, porque terminado el proceso de votación para elegir a esta Mesa Directiva, estamos llamados a que todos los grupos representados en el Poder Legislativo nos juntemos con el objetivo de devolver la majestad y el prestigio a esta institución fundamental de la República.

Soy una mujer de partido, de origen cajamarquino, orgullosa de pertenecer a una organización política democrática y de llevar un apellido de tradición en Acción Popular, que siempre tendré presente.

Hoy, al conmemorarse el bicentenario, es simbólico que una mujer presida esta Mesa Directiva, pero este simbolismo tiene mayor valor, porque somos tres mujeres quienes tenemos ahora el alto honor de servir a nuestra patria desde este honorable lugar.

Saludo a Lady Camones y a Patricia Chirinos por acompañarme en este esfuerzo, y junto a ellas saludo también el aporte de Enrique Wong, que será valioso, como el de los congresistas de todas las bancadas.

El fundador de mi partido, Fernando Belaunde Terry, nos inculcó el Perú como doctrina, el respeto a las libertades y el equilibrio de poderes en el Estado. Trabajó de la mano del Congreso y jamás cayó en la tentación de cerrarlo. Bajo esa misma perspectiva, en este momento difícil que vive el país, los invoco a la unidad por el fortalecimiento del sistema democrático.

Nuestra democracia es heredera del pensamiento unificador de la peruanidad de Víctor Andrés Belaúnde Diez Canseco, así como el valioso aporte de otros compatriotas quienes, desde su visión, a veces diferente a nuestra militancia, contribuyeron también con la construcción de un Perú mejor.

Me refiero a José Carlos Mariátegui y Víctor Raúl Haya de la Torre, y a nuestro historiador Jorge Basadre, quien nos dejó como legado esta trascendental frase: “el Perú es más grande que sus problemas”.

Todos quienes estamos aquí hemos desarrollado propuestas y agendas a lo largo de la campaña electoral. Pero entendemos que nuestro país requiere de tareas urgentes vinculadas principalmente a la salud, la economía y la educación en esta difícil época que atravesamos por la pandemia del COVID-19, y que ha costado la vida a muchos peruanos.

A todas estas familias, que siguen sufriendo los efectos de esta terrible pandemia, les expresamos todo nuestro sentimiento y solidaridad.

Esta Mesa Directiva asume la responsabilidad en estricto cumplimiento de la Constitución y el Reglamento del Congreso que tiene fuerza de ley.

No debe quedar ninguna duda que el despacho de la Presidencia del Congreso estará abierto para todos los congresistas y para todos los peruanos, porque cada uno de nosotros fue elegido por el pueblo y representa a la Nación, a la que nos debemos.

El fin supremo de la política es servir al pueblo. Y al pueblo nos debemos. El Congreso de la República nace y trabaja para él. Por ello, buscaremos y encontraremos los consensos necesarios por el bien de nuestro país.

Quiero anunciar que hoy iniciaremos una dinámica de trabajo distinta desde el Parlamento. Propondremos, desde la Mesa Directiva, que las comisiones también desarrollen su labor en las regiones, para resolver los problemas de nuestra población.

El Congreso garantizará el equilibrio de poderes que requiere el país. Desde los orígenes de la República, hemos aprendido que la democracia se construye en órganos diferenciados que tienen competencias propias. Expreso nuestra disposición para trabajar junto al Gobierno, dentro del marco de un diálogo respetuoso, para que juntos enfrentemos los retos presentes y futuros de nuestro país. Terminemos con el conflicto de poderes.

El Gobierno debe cumplir su tarea y el Legislativo también. Respetaremos las competencias del Poder Ejecutivo del mismo modo que el Gobierno debe respetar nuestras competencias. Defenderemos el fuero parlamentario.

Vamos a cooperar para garantizar una democracia efectiva, que permita políticas públicas que mejoren la calidad de vida de cada familia peruana. El Estado debe brindar mejores servicios, y desde el Congreso velaremos porque eso ocurra.

Son tiempos nuevos que asumimos con el mayor optimismo. Permítanme recordar las palabras de Fernando Belaúnde Terry, a quien debo mi formación política: “Nosotros estamos orgullosos de la historia del Perú. Veneramos la patria por sus aciertos, sin ofenderla por sus errores. Admiramos respetuosos sus viejas raíces. Y es en esas raíces que las nuevas generaciones deben cifrar todo su anhelo de florecimiento del porvenir nacional”.

Cuando los hermanos Gutiérrez dieron el golpe de Estado en 1872, nuestro héroe Miguel Grau, quien también fue diputado, y cuya curul tengo aquí al frente como fuente de inspiración, repudió este hecho diciendo: “No reconozco otro caudillo que la Constitución, enarbolando el estandarte de la ley”.

Con esta histórica frase defino mi actuar en el Congreso de la República.

Por la unidad.

Por la integridad.

Por la responsabilidad.

¡Viva el bicentenario!

¡Viva el Perú!

Muchas gracias.

Foto andina.pe

Sidebar 1

Mas Leído