Un peruano que se codeó con los más grandes. Jorge “Chupo” Arriola nos cuenta de su cena privada con Schumacher y más

Por Luis Oyola Ancajima

En su serie de ricas anécdotas, Jorge “Chupo” Arriola Müller nos relata la ocasión que tuvo el privilegio de compartir una cena privada con el extraordinario corredor de Fórmula 1, Michael Schumacher, luego que el múltiple campeón del automovilismo organizara un famoso partido benéfico en Alemania. También nos relata una sabrosa anécdota con el recordado torero “Paquirri”, quien pichangueó con el plantel del Sporting Cristal en La Florida. Y añade a sus relatos su magnífica relación con el gran piloto peruano Ramón Ferreyros. Imperdible.

Codeándose con Schumacher

En uno de sus viajes a Alemania, Jorge Arriola fue invitado por su sobrino –subcampeón olímpico-, al partido benéfico que se jugaría antes de la Fórmula Uno, encuentro organizado por el múltiple campeón de la Fórmula Uno, Michael Schumacher, a beneficio de Unicef, con la presencia de grandes estrellas del automovilismo, basquetbol, artistas y ex futbolistas de élite.

Después de “El Partido del Corazón”, Schumacher invitó a una recepción en un hotel en la ciudad de Mannheim. En el amplio hall habían unas 300 personas presentes, entre gente amiga, auspiciadores, estaban repartidos stands, los mozos pasaban y pasaban; además había un pequeño salón privado donde estaba Schumacher. El sobrino del “Chupo” había consiguió una invitación especial para esta reunión exclusiva. A la entrada del salón estaba un miembro de seguridad de casi dos metros de alto y 120 kilos de peso. Cuando se acercó Jorge a la puerta lo atajó y le indicó que debía seguir su camino “por allá”, entonces “Chupo” le enseño su cintillo, el tipo se cuadró y lo dejó pasar de inmediato. “Recuerdo que habían 10 ó 12 personas. Schumacher, su secretaria, se jefa de prensa Sabine Kehm, su manager Willi Weber, Jürgen Kohler -el jugador-, Abadía -el entrenador-, Giancarlo Fisichella, un entrenador Winfried Schäfer, que había sido el técnico de Camerún justamente cuando murió un jugador dentro del campo, Marc-Vivien Foé, por un golpe de calor…”, nos va relatando Jorge Arriola.

“A Schumacher lo veía como un hombre iluminado”, añade. Una vez sentado en su mesa de al lado, agarró su telefonito y llamó a su amigo Kike Pérez, para contare su proeza, a lo que el reconocido conductor y periodista le dijo: “¡Tómate fotos!”. De pronto su sobrino lo llama y Jorge Arriola deja todo tirado, para darle el alcance, se acercó a la mesa principal y Schumacher se levantó, le extendió la mano y lo trató con mucha amabilidad, preguntándole incluso por Perú. Jorge tenía una de esas máquinas fotográficas descartables y le dijo a su sobrino que por favor le tome la foto. El manager Willi Weber dijo: “No yo la tomo”, y Jorge no sabía si era por seguridad. Se cuadró para la foto, pero se puso muy cerca, por lo que “Chupo” hacía esfuerzos para hacerlo retroceder a Schumacher y salga la foto encuadrada. Fue un momento tenso. Weber disparó sólo una vez y le devolvió la cámara. Nervioso y ansioso, volvió a su mesa y ante la incertidumbre de si la vista había sido bien tomada hasta perdió el apetito. A la mañana siguiente, se fue  a un revelado rápido y pudo descargar sus ansias cuando le entregaron las fotos y, ¡había salido precisa la suya con Schumacher!

Es dificilísimo tomarse fotos con uno de estos personales, con las grandes estrellas de la Fórmula Uno, como de otras disciplinas. Pero en el caso de Schumacher, es algo excepcional.

Para esa cena estrenó un colorido polo que había comprado en Estados Unidos. Luego de esa noche lo guardó y nunca más lo usó. Ni lo tocó, hasta esta oportunidad que lo exhibe en exclusiva para las cámaras de Con Don Deportivo. Y nos dice: ”Si un especialista lo analiza encontrará los dedos de Schumacher”.

Viajando con Ramón Ferreyros

Uno de los pilotos más exitosos del Perú a nivel internacional es, sin duda, Ramón Fereyros, un deportista de élite a quien Jorge Arriola acompañó en múltiples viajes y nos cuenta una anécdota sabrosa sobre esta relación.

“Chupo” fue a la primera carrera de Ramón Ferreyros en Inglaterra, porque lo auspiciaban con Pilsen y dentro del compromiso estaba que él participaría dentro del equipo, pero no solo con el apoyo de la empresa, sino por un pedido expreso de Ramón y su padre para que Chupo los acompañe. Y lo acompañó muchísimo, atesorando recuerdos inolvidables. Y llegó el momento que le planteó a Ramón: “Quiero hacerte un homenaje a ti y tu equipo, una reunión sencilla, con los invitados que consideres pertinente, para celebrar los 25 viajes que hemos hecho juntos”. Ferreyros sorprendido refutó a Jorge que no podían ser tantos viajes. Entonces empezaron a contar: tres a Inglaterra, dos a Nueva Zelanda, el viaje a la China, Alemania, hemos ido a la carrera en Córcega, hemos estado en tal, en Finlandia, y sacaron la cuenta precisa, y sí sumaban 25 viajes.

Hicieron la reunión y Ramón Ferreyros se apareció con una torta dedicada a Jorga Arriola, con la réplica de un auto Mitsubishi con su número de competencia, adorno hecho en caramelo, y unas banderitas que señalaban los lugares a los cuales habían viajado juntos.

Recuerda además “Chupo” que fue con ocasión de ese primer viaje con Ramón Ferreyros a Inglaterra que empezó su enorme y famosa colección de osos de peluche, con su primer Oso Paddington –que tiene historia de novela y que incluso han hecho películas-. Los osos los tiene por toda su casa, incluyendo la cocina, pues él no la usa sino para su gran colección de peluches.

“Paquirri” lesionado

Recuerda que llegó una de las temporadas taurinas al Perú, a fines de octubre, principios de noviembre, y vino a Lima el torero, artista del momento, “Paquirri” -Francisco Rivera-, quien llegó acompañado de Isabel Pantoja y el papá del torero. Con esa ocasión se organizó en las instalaciones del club Sporting Cristal un partido de estrellas, donde estaba presente, Alberto Gallardo, Hugo Lobatón, Oswaldo “Chito” de la Torre, el doctor Alfonso “Calila” Carrera –gran amigo-, y había otros personajes conocidos, para jugar un partido contra “Paquirri” y el personal subalterno de su cuadrilla, en la cancha auxiliar de La Florida. También estuvo Antonio Sacco... y Eloy Campos.

“Comenzó el partido y como comprenderás, ‘Paquirri’ muy rápido, tenía un piquecito corto rapidísimo, porque además se entrenan para eso, para un torero son fundamentales los reflejos, la agilidad, la rapidez, imagínate cuando están en un trance complicado, tienen que salir rapidísimo. En una de esas jugadas rápidas se va por delante ‘Paquirri’, y vino un defensa conocido y le da un golpe en la pantorrilla; entonces él que estaba corriendo grita ¡Ay!, como si hubiese recibido una cornada”, recuerda. Al final del partido le reclamaron a ese defensa por la patada que le había dado, a lo que respondió con aspereza: “Pa’ que juega pe’, el que entra a la cancha ya sabe cómo es”. Ese fue un día jueves o viernes, y estaba viendo el partido Isabel Pantoja y Tim, por supuesto.

El domingo, como buen aficionado a los toros, Jorge Arriola se fue al Tendido 14. Salen las cuadrillas, y sueltan el primer toro para “Paquirri”, quien además era un gran banderillero, justamente por su ligerea de piernas. Sale el toro, él lo recibe con el capote, hay cambio de tercios, vienen las banderillas y “Paquirri” está escondido detrás del burladero, y la gente en los tendidos gritaba: “Paquirri, banderillas, Paquirri banderillas” y “Paquirri” escondido, no podía salir porque estaba lesionado de la pantorrilla, tras la pichanga en La Florida.

Vea el vídeo completo de Jorge Arriola con estas anécdotas en el enlace de abajo

Foto exclusiva de Jorge Arriola Müller

https://www.youtube.com/watch?v=qTqH6j_v7Fo&feature=youtu.be&ab_channel=LuisOyola

Sidebar 1

Mas Leído